Pensar fuera de la caja a la hora de Diseñar UX

En UX, la linealidad es confusa y debemos buscar siempre la mejor manera de generar experiencias útiles, simples y entendibles para nuestras personas usuarias. ¿Cómo podemos hacerlo? Pensando “fuera de la caja”, investigando y aportando ese valor que las personas necesitan.

Hay una gran habilidad que es muy importante al momento de generar una Experiencia de Usuario válida, y es salir de nuestras creencias y ponernos, en cierto sentido, en el lugar del otro (aunque, como involucrados en la generación de esas experiencias, a veces estaremos sesgados). Seguramente hayas escuchado sobre un término que, lejos de ser decorativo, es cada vez más útil. Hablamos de “pensar fuera de la caja”.

Pero, ¿Qué significa esto? Te lo contamos a continuación.

¿Qué es “pensar fuera de la caja”?

Es un concepto sencillo y puedes llevarlo a la práctica ahora mismo.

Pensar fuera de la caja es dejar de lado todo lo que sabes y buscar soluciones extraordinarias a problemas ordinarios. Es tratar de ir más allá de las cosas obvias o de lo que todo el mundo ve. Es estar un paso adelante en el pensamiento e idear de forma creativa y útil.

En sí, pensar fuera de la caja hace alusión a mirar más lejos que la mayoría de las personas y analizar los problemas de manera diferente. Es tener un pensamiento diferente que permita proponer soluciones útiles y creativas, sin hacer siempre lo mismo.

Al momento de generar soluciones para favorecer a una buena Experiencia de Usuario, nos focalizamos en generar interfaces accesibles para todas las personas y que no estén sesgadas por los pensamientos o las cosas que conocemos. Se trata de ser un puente para crear posibilidades, y no para provocar impedimentos.

Por ejemplo, si estamos ideando una aplicación bancaria, es necesario que las personas entiendan de qué se trata y cuáles son los beneficios de contar con ella. Además, al tratarse de una entidad que maneja, justamente, dinero, debemos enfocarnos en generar una comunicación directa, sin vueltas, sin metáforas. Algo que todos entiendan y no que aleje.

Pensar fuera de la caja es como armar un rompecabezas mental con información útil, en este caso, para el usuario.

Beneficios de “pensar fuera de la caja”

Adiós Zona de confort

Salir de la zona de confort siempre es bueno y agiliza nuestra mente. Y esto también es válido para que la UX de nuestros productos sea la buscada no por nosotros, sino por quienes van a utilizarlo.

Aléjate por un rato de esa zona en donde todo es cómodo y lineal, y anímate a argumentar sin declarar. Prueba contenidos, diseños, y todo lo que haga que la experiencia mejore.

No te quedes con lo evidente, conviértete en artífice de soluciones.

Pensamiento crítico elevado

Cuestionar es una de las bases para aprender a pensar fuera de la caja y, por supuesto, es uno de sus beneficios. Eleva esa capacidad de pensamiento crítico que tienes y que aún no has experimentado. Comenzarás a ver todo desde un punto de vista más inclusivo, amplio y empático.

Aprendizaje constante

Si cada vez que llevas a cabo una acción generas un resultado, entonces pensar fuera de la caja hará que esos resultados se acerquen más a lo que buscas.

Si ese resultado es exitoso, ¡perfecto! Pero si es distinto a lo que esperabas, usarás ese aprendizaje y experiencia en problemas o situaciones similares a los que te enfrentes.

Esto te permitirá sobresalir y generar experiencias válidas, útiles y memorables.

Cómo ir más allá en Experiencia de Usuario

La Experiencia de Usuario es, en simples palabras, cómo se siente una persona al interactuar con una interfaz, sea una web, aplicación o producto digital.

En UX, desarrollar la capacidad de pensar fuera de la caja es una tarea de todos los días y, hasta podemos llegar a decir, que es obligatoria si queremos ser exitosos.

Trabajar ese pensamiento fuera de lo común no es difícil, solo tienes que tener ganas de hacerlo y la empatía de pensar en el otro. Por supuesto, hay quienes lo desarrollan de forma más natural, pero es cuestión de práctica y actitud.

Algunas de las formas para entrenar tu mente a pensar fuera de la caja en UX son:

Desafiar lo lineal y preguntarse sobre el por qué, el cómo y el qué de las cosas

Piensa en soluciones alternativas y no vayas siempre por la más común u obvia. Pensar fuera de la caja significa salir de la zona de confort a la que estamos acostumbrados, y es por eso que no debe haber limitantes en lo que pensamos.

En UX, ayudamos a las personas a que la relación entre ellas y una interfaz digital sea lo más humana posible, así que buscar las soluciones que más se adapten a lo que los usuarios necesitan, es lo más adecuado.

Si, por ejemplo, eres UX writer, es ideal que, antes de escribir tus contenidos, analices el contexto de uso, y luego de escribirlos, hagas lo mismo. Te darás cuenta que muchas de las palabras que utilizas pueden ser, o bien simplificadas o, directamente, quitadas. Recuerda que lo simple es 2 veces bueno en Experiencia de Usuario.

Cuestiona tus diseños, piensa en cómo ayudarían a las personas y ten claros los objetivos.

Buscar puntos de vista opuestos y consumir contenidos que no lees a diario 

Si algo es blanco y negro a la vez, quizás no nos está dando la respuesta adecuada en UX. Simplifica, explora, analiza e implementa.

Buscar puntos de vista que parezcan contradictorios es una de las mejores formas de considerar todas las alternativas posibles y llegar a acuerdos que ayuden a las personas usuarias.

Otra opción para salir y pensar fuera de la caja es nutrirse de artículos o libros que no lees a diario. Te ayudará a cambiar de aires y nutrir tu mente con nuevas perspectivas.

Reconceptualizar problemas anteriores y darles una “nueva vuelta”

Si has trabajado en otros proyectos, quizás te has quedado con la duda del “cómo hubiera sido si…”. ¿Qué quiere decir esto? Que hay problemas que, en ocasiones, podrían haberse resuelto de otra forma, pero no pudimos llevar a cabo esa solución, ya sea por impedimentos ajenos o por propias limitaciones.

Un consejo: vuelve a revisar algún proyecto que hayas tenido en el pasado y pregúntate cómo lo podrías haber resuelto o retrabajado utilizando una metodología totalmente distinta.

Pensar sin limitaciones

Todos los días aprendemos cosas nuevas y no nos damos cuenta. Las ideas preconcebidas, en muchas ocasiones, son obstáculos que nos impiden avanzar.

¿Y cómo superamos esto en UX? Utilizando la validación de hipótesis a través de testeos con usuarios.

Los límites son autoimpuestos así que, si piensas que una solución puede aportar, no dudes en utilizarla y validarla. Los resultados te ayudarán a no quedarte con las ganas de esa implementación.

Lo importante en UX es que el usuario siempre tiene la razón, porque no olvides que diseñamos para ellos, y no para nosotros mismos.

Y, ¿por qué “pensar fuera de la caja” es importante en UX?

e aquí algunas razones del porqué de la importancia de pensar fuera de la caja en el camino de la Experiencia de Usuario:

Amplía nuestra visión del mundo y mejora nuestro trabajo, porque permite expandir nuestra perspectiva de las situaciones y las posibilidades de crecimiento y éxito. Al pensar fuera de la caja, incorporamos ideas, voces y puntos de vista transformadores, pero siempre pensando en la utilidad para el usuario.

Elimina los límites, ya que agranda el campo de acción e influencia al explotar diferentes opciones, y ofrecer salidas útiles enfocadas siempre en el usuario.

Hace que abandonemos el pensamiento único. Despedirse de la linealidad es algo que hemos visto al principio y queremos remarcarlo, ya que es algo sumamente importante. Considera las diferentes alternativas, no te quedes con lo más obvio. A veces, eso es lo que dificulta la relación de las personas con un producto digital.

Hablar y entrevistar nos da inspiración para idear. Porque construimos con bases sólidas y no es algo abstracto. Y hablar con nuestras personas usuarias también es una forma de pensar fuera de la caja porque aprendemos de lo que nos dicen, y es probable que saquemos conclusiones que jamás hubiésemos imaginado.

Decir sin declarar

Tanto en UX como en cualquier otra disciplina que involucre a personas, es importante hacernos una pregunta: ¿estamos diciendo o estamos declarando?

Si estamos construyendo un producto, no podemos repetir lo que hacen otros, porque lo esencial es ofrecer algo que está faltando. Tampoco podemos enfocarnos en lo que somos, sino que debemos ofrecer algo a las personas.

Tengamos en cuenta que, si escribimos para una interfaz de usuario, todas las palabras tienen cargas semánticas, expresividad y valor, es por eso que debemos usar las correctas para no comunicar de manera errónea, subjetiva o que pase desapercibida.

Decir sin declarar es esencial y podemos hacerlo de 2 maneras:

  • Creando imágenes mentales. Esto es un gran ejercicio para descontracturar nuestro pensamiento lineal.
  • Contando por función. Es decir, exponiendo para qué sirven las cosas y no describir lo que hacen.

Ahora, ¿te animas a ir más a allá, desafiarte y comenzar a pensar fuera de la caja?

Fuente info
Autor: WOW! Customer Experience

Solicitar DEMO GRATUITA
Contáctanos ahora:



Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.