Marca de empleador en pymes: ¿útil o esencial?

La marca de empresa para empleados, conocida también como marca de empleador, está cobrando gran importancia en el contexto actual de escasez de talento. No en vano, atraer y conservar el talento es cada vez más un reto para las empresas. ¿Cómo pueden las pymes desarrollar su marca de empleador? ¿Cómo pueden obtener una plantilla satisfecha cuyos miembros actúen como promotores de su marca? ¿Qué pueden hacer las pymes para cuidar de su marca y cosechar sus frutos en el futuro? Al fin y al cabo, el objetivo de tener una marca de empresa para empleados no solo es atraer talento, sino construir relaciones duraderas.

Echemos un vistazo a estas y otras cuestiones en este artículo. Cuando hayas terminado de leerlo, conocerás varias formas de crear una marca de empleador que:

¿Qué es la marca de empleador?

Este es el concepto que se usa para expresar la forma en que las organizaciones se presentan ante sus empleados presentes y potenciales. Una buena marca de empleador posicionará a tu empresa como un lugar de trabajo deseable. Esto permite a las pymes atraer nuevo talento, conservar a sus empleados más tiempo y mejorar la implicación laboral. Por supuesto, las empresas que no invierten en este campo suelen perder talento ante las empresas que sí lo hacen.

Una buena parte del esfuerzo de creación de marca de empleador se dedica a la EVP que ofrece la empresa. Pero también hay que tener en cuenta otras cuestiones. Una de ellas es la ética de la organización, un aspecto que durante la pandemia ha ganado relevancia. En la actualidad, los empleados desean unirse a un equipo que comparta los mismos valores ellos tienen. Quieren trabajar en una empresa cuya moral puedan respetar. Y disfrutar de un equilibrio entre su vida laboral y personal que ponga el foco en su bienestar.

Para las pymes, es crucial cuidar de la experiencia del empleado y de la satisfacción que este siente. No hacerlo significa tener un equipo sin implicación, lo que origina menor productividad, más absentismo y un alto (y costoso) índice de abandono. Por lo contrario, las plantillas que se sienten valoradas están más satisfechas y más implicadas, y son más productivas. Y, en última instancia, pero no por ser menos importante: tales empleados pueden convertirse en embajadores de tu marca.

Esta mayor implicación ayuda a las pymes a mejorar sus ingresos y a ganarse una reputación como un buen sitio donde trabajar, lo que a su vez les permite atraer más talento. Al final, las pymes pueden obtener un ROI impresionante gracias a una mejor retención del empleado, los costes menores en RR. HH. y la obtención de talento excepcional. No en vano una de las grandes tendencias en el ámbito de las pymes es la de los esfuerzos de captación y retención del talento, especialmente entre las pymes con recursos limitados.

El giro que han hecho los empleados, pasar de buscar un lugar donde cobrar más a un lugar donde, antes que otras consideraciones, estén más a gusto, era algo inédito hasta la fecha. Y, en consonancia, las empresas ya no se pueden centrar en el aspecto salarial. Ahora deben centrarse en el liderazgo responsable y en construir una marca atractiva. Además, deben buscar cómo contar su historia y generar impacto. Pero hay otros pasos igual de importantes, los cuales describimos brevemente a continuación.

¿Cómo puedes construir tu marca de empresa para empleados?

  1. Transmite tus valores fundacionales o básicos: tu portal de empleo, ofertas de trabajo y recursos para clientes potenciales deben estar impregnados de estos valores. No se trata solamente de expresarlos por escrito (aunque, definitivamente, hazlo, hazlo siempre que puedas) sino de crear una “voz”, o una identidad desde la que formular tus propuestas.
  2. Evalúa tu reputación actual: no te será difícil, basta que investigues por Internet o hagas una encuesta anónima dentro o fuera de tu empresa. A partir de la muestra que obtengas, podrás valorar tus opciones. Si no sabes por dónde empezar, una buena forma de hacerlo es realizar un análisis DAFO que te permita corregir lo que haces mal y explotar mejor lo que haces bien.
  3. Promueve las evaluaciones de tu empresa: pide a tus empleados actuales y pasados que publiquen reseñas sobre tu empresa en sus redes y hagan difusión. Esto te permitirá generar una primera ola que podrá ir creciendo con el tiempo y con el apoyo de tus redes corporativas y otras iniciativas que puedas llevar a cabo, como por ejemplo encuestas, juegos u otras formas de participación. Nadie dice que tengas que salir en el primer resultado de Google, pero tener evaluaciones positivas online cuando alguien las busque te será de gran ayuda.
  4. Cuenta tu historia: es el momento de lucirte, tu minuto de gloria. Condensa tu historia en lo esencial y cuéntala de la forma más atractiva que sepas. Cuéntanos sobre cómo empezaste, qué te inspiró, qué sacrificios hiciste… Puedes inspirarte investigando en los recursos de Brand Storytelling. Todo empieza con una buena historia y un garaje…
  5. Asóciate con influencers: aunque como empresa tendrás tus recursos, siempre es buena idea buscar a las personas que pueden darte un empujón para generar interés en las redes, mejorar tu imagen o difundir tus valores o historia. Lo más posible es que ya sepas de quién estamos hablando, pero si no tienes a nadie en mente, LinkedIn es un buen punto de partida para hallar a candidatos.

¿Qué pueden hacer las pymes para mejorar su marca de empleador (y la experiencia de empleado, o CX)?

Hay varias formas simples en las que las pymes pueden mejorar su marca de empleador para atraer más talento. Lo primero que pueden hacer es ofrecer programas de formación bajo demanda para reforzar las habilidades de su plantilla y estar más preparados para el cambio. La encuesta de Mason Frank de 2020 revela que casi el 44 % de los encuestados que obtuvieron una certificación obtuvieron una promoción. Así pues, es evidente que los empleados potenciales estarán más interesados en tu pyme si ofrece oportunidades de formación.

Otro aspecto de gran interés para mejorar la experiencia de empleado (CX) es la tecnología. Las herramientas digitales pueden automatizar las tareas mundanas y de poco valor, liberando a los empleados, que se podrán centrar en tareas más valiosas. Esto puede marcar una diferencia determinante para los empleados, que se podrán centrar en trabajo más creativo y satisfactorio. Al fin y al cabo, a nadie le gusta tener una rutina pesada y tener que lidiar con tareas mortificadoras.

También es importante tener en cuenta las experiencias de los empleados actuales y anteriores. Portales como LinkedIn, Indeed o Glassdoor ahora ofrecen a los candidatos la posibilidad de ver opiniones sobre las empresas. Así pues, este es a menudo el primer lugar donde miran las personas que quieren cambiar de aires. Las pymes deberían analizar lo que dicen sus exempleados: ¿Existen problemas recurrentes que deberían subsanarse? ¿Hay algo que la empresa esté haciendo particularmente bien o mal en lo referente a EVP? ¿Se pueden solucionar los problemas detectados? ¿Se pueden repetir los éxitos cosechados? Los comentarios sinceros sobre la experiencia de los empleados son extremadamente valiosos para las pymes.

Además, las empresas pueden destacar su marca de empleador mediante las redes sociales. Sé empático, inspirado, divertido, amable y ambicioso. Promueve y defiende la experiencia de empleado. Y, antes que cualquier otra cosa, sé honesto y transparente. Estos canales dan a las pymes la oportunidad de proyectar su personalidad. Por este motivo, es importante alinearse con los valores básicos de la empresa y con el tipo de talento que deseas atraer. Aquí entra el tono de voz, la proximidad, la ética, etc. Todo aporta.

Conclusión: la marca de empleador resulta esencial

Son tiempos complicados para muchas pymes. La competición por el talento es más feroz que nunca, y además ha habido grandes cambios en la forma tradicional de trabajar. Por lo tanto, la marca de empleador no es un complemento bonito, sino más bien una necesidad clara (como lo son factores como la experiencia del cliente y la retención del talento).

Y si bien es cierto que los retos actuales son evidentes, también lo es que se han incrementado los beneficios potenciales. Las empresas pueden poner el énfasis en crear una marca más centrada en los empleados y lograr una transformación empresarial que también será transformadora para su equipo humano. Al centrarse en la marca de empleador, las pymes aspiran a pasar de priorizar las relaciones basadas en transacciones a crear relaciones más significativas y duraderas.

Para obtener más información, descarga gratis el Manual completo del CRM, un breve documento enfocado a líderes de pymes y start-ups que te dará las claves necesarias para empezar la transformación de tu empresa en la buena dirección.

Y si quieres ampliar perspectivas sobre el campo de CX, estos artículos sobre la inclusividad con padres trabajadores y la autonomía de los empleados te podrían interesar.

Fuente info
Autor:

Solicitar DEMO GRATUITA
Contáctanos ahora:



Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.