Experiencia Empleado y compromiso del empleado ¿Cuál es la diferencia?

Mantener a los colaboradores felices dentro de una organización es clave para la buena reputación y crecimiento pero, ¿es mejor centrarse en la experiencia o en el compromiso que tiene el empleado con una empresa? En este artículo te contaremos cuáles son las diferencias entre Experiencia Empleado y Compromiso del Empleado?  

¿Qué es la Experiencia del Empleado? 

La Experiencia del Empleado (EX) -o Employee Experience, en inglés- es la percepción que el trabajador tiene de la empresa, resultado de todas las interacciones que vive con la organización desde su primer contacto hasta el momento de su desvinculación. Esto incluye el onboarding empresarial, las capacitaciones, el día a día laboral y la forma en la que el trabajador abandona la organización, sea por el motivo que fuera, entre otras cuestiones.

Además, en una buena Experiencia del Empleado contribuyen, entre otros factores:

  • El entorno organizativo.
  • El ambiente de trabajo.
  • Las propias expectativas del trabajador.
  • El desarrollo profesional que ofrece la empresa.
  • Los eventos que ocurren a lo largo de su ciclo de vida como empleado.

¿Qué es el Compromiso del Empleado?

Ahora, pasemos a ver qué significa el Compromiso del Empleado o Employee Engagement (EE). Se trata del grado de responsabilidad y entrega que tienen los trabajadores con la organización. 

Usualmente, los equipos de Recursos Humanos de las empresas son los que se encargan de medir este grado de satisfacción laboral que deriva en compromiso positivo o negativo.

Conocer este resultado brinda la posibilidad de comprender la predisposición para el trabajo, el interés por alcanzar los objetivos que se le hayan planteado y qué tan involucrada está la persona con las metas propias y de la empresa.

De hecho, escuchar a los colaboradores, prestar atención a sus necesidades y puntos de conflicto ayuda a mejorar ese compromiso empresarial que tendrán a futuro. 

¿Cuáles son las diferencias entre Experiencia Empleado y Compromiso del empleado? 

Si bien ambos conceptos están estrechamente ligados a los empleados y su percepción diaria del puesto laboral que ocupan dentro de una empresa, tienen sus diferencias entre sí. 

La Experiencia de Empleado es un término más amplio, holístico y estratégico que el Compromiso de los Empleados, ya que el primero tiene en cuenta la percepción global del trabajador sobre la organización. 

Desde el trato con sus pares hasta los beneficios que la empresa otorga, todo tiene que ver con la experiencia que el colaborador adquiere a lo largo de su ciclo de vida laboral. Esto determinará el compromiso que la persona contratada tendrá con la empresa, pudiendo ser alto, medio o bajo. 

Es decir que el Employee Engagement es una consecuencia directa de la Employee Experience.

Ahora la pregunta es, ¿Cómo se logra aumentar tanto la experiencia como el compromiso de los colaboradores? Si bien no hay una solución mágica, está en cada empresa saber escuchar y atender las necesidades de sus colaboradores.

Tengamos en cuenta que aumentar el Compromiso del Empleado es una estrategia a corto plazo y aplicable a un momento coyuntural de la empresa (por ejemplo, almuerzo gratis, descuentos en productos o servicios).

Sin embargo, la EX es una solución más a largo plazo y que incide con intensidad en el núcleo de los aspectos fundamentales. Es un trabajo que debe hacerse de forma exhaustiva, estudiada y profunda desde el departamento de Recursos Humanos y las gerencias involucradas en el buen funcionamiento de un negocio. 

Conclusiones

Lograr que la Experiencia del Empleado dentro de una empresa sea óptima tiene una gran consecuencia sobre el compromiso que éste tendrá con la misma, es por eso que los departamentos de Recursos Humanos deben trabajar mucho en ella.

Y si bien el Compromiso del Empleado es clave para una fuerza de trabajo sólida y productiva, se deben considerar todos los ámbitos que afectan la vida del colaborador.

Ofrecer oportunidades de crecimiento, colaboración, capacitaciones, buenos tratos, entre otras cosas repercutirá de manera directa en el compromiso y en la satisfacción de los trabajadores.

En este sentido vemos que, sin dudas, ambos mecanismos deben trabajar en estrecha relación para lograr resultados favorables en las organizaciones y en las personas.

Si bien, al momento de comenzar a trabajar en un lugar concreto, las personas suelen estar comprometidas con los valores de la organización, ese interés puede ir disminuyendo con el correr del tiempo. ¿Por qué sucede esto? Por desmotivación, falta de crecimiento, ausencia de propuestas, salarios que no son acordes al mercado actual, y más parámetros que desembocarán en una baja del compromiso.

En tanto, todo eso también repercute en la Experiencia de Cliente, ya que todo es secular y cuando hay empleados insatisfechos, los servicios otorgados a los consumidores pueden ser deficientes. 

Entonces, si ambos trabajan en conjunto, tanto la EX como la EE deberán mantenerse en unidad y los responsables de que esto suceda tendrán que velar por colaboradores satisfechos y un entorno laboral saludable tanto físico como mentalmente. 

Fuente info
Autor: WOW! Customer Experience

<strong>Solicitar DEMO GRATUITA</strong>
Contáctanos ahora:



×