Cómo el diseño centrado en el usuario impacta en el cliente

¿Qué productos y/o servicios prefieren las personas a la hora de elegir entre varios? ¿Qué es lo que determina que opten por una marca y no por otra? Una de las razones podría ser el diseño centrado en el usuario. Te contaremos qué es y cómo impacta en el comportamiento del consumidor. 

La forma de consumir productos y servicios ha cambiado, y los usuarios necesitan simpleza, eficacia y calidad. Si necesitan modificar una contraseña de correo electrónico, el proceso debería ser fácil y seguro; si buscan realizar las compras en el supermercado, el proceso de elección de artículos y pago, tendría que ser intuitivo y rápido. 

Entonces, ¿Cómo logramos estos objetivos? Con un diseño centrado en el usuario.

Qué es el diseño centrado en el usuario

Pensemos que, hoy en día, muchas de las compras se realizan a través de Internet. No obstante, las tiendas online son protagonistas absolutas del comercio online, pero, ¿son todos los e-commerce entendibles y usables? ¿Queda claro su grado de confianza?  ¿Brindan seguridad a las personas que están por hacer una compra? Pues si el diseño tiene un enfoque de diseño centrado en el usuario, sí.

El diseño centrado en el usuario (DCU) es una de las disciplinas más utilizadas en la creación de productos digitales, y a la hora de humanizar una marca. Se trata de diseñar enfocándose en las personas, teniendo en cuenta su perspectiva, necesidades y puntos de dolor. Siempre se piensa en el “para quién se diseña” y se trabaja fuertemente y en equipo para que las personas hagan uso de un producto con el mínimo esfuerzo posible. Mientras más simple y entendible, mucho mejor.

Pero, por supuesto, diseñar para las personas es un proceso, y no se hace de un día para el otro. Como todo proceso, involucra a diferentes áreas y profesionales, y requiere de miradas que ayuden a crear el mejor producto para los usuarios. Además, todo se itera, es decir, se perfecciona con el paso del tiempo para lograr cada vez mejores resultados que satisfagan las necesidades de quienes utilizan el producto.

La importancia del diseño centrado en el usuario

Ahora bien, ¿por qué es importante el DCU? Por varios motivos pero resaltaremos en este artículo mencionaremos dos: :

1 – El diseño centrado en el usuario permite que los consumidores encuentren productos y servicios que sean útiles, es decir, que satisfagan sus necesidades. 

Por ejemplo, en una aplicación bancaria, es fundamental brindar una interfaz intuitiva para todas las personas, teniendo en cuenta edad, lenguaje, discapacidad, etc. Por eso, al centrarse en el usuario, este tipo de diseño requiere de un gran análisis y de procesos que jamás olviden la empatía.

2 – Además, el diseño centrado en el usuario permite que las empresas realicen soluciones de calidad para, justamente, cumplir las expectativas de los clientes.

¿Y qué se logra con este proceso? Pasemos al siguiente punto.

Ventajas de diseñar con enfoque en las personas

Diseñar experiencias que ubiquen al usuario en primer lugar permitirá:

  • Aumentar la satisfacción de los clientes y/o usuarios.
  • Incrementar la adopción y el uso del servicio/sistema.
  • Reducir los costos de soporte y formación.
  • Aminorar el tiempo, y costos de desarrollo y mantenimiento.
  • Obtener una mirada transversal y multidisciplinaria, ya que el proceso del DCU involucra a varios actores: diseñadores UX/UI, contenidistas UX, desarrolladores, product managers, UX researchers, etc.
  • Lograr que el usuario se identifique con un producto, quiera usarlo y lo recomiende.
  • Evitar la frustración del usuario y modificar su comportamiento.

Impacto del diseño centrado en el usuario en el comportamiento del consumidor

Ya hemos definido al DCU como aquel que pone al usuario siempre en primer lugar y tiene en cuenta sus necesidades para crear un producto y/o servicio. Debido a esta ubicación de las personas como preponderantes, el comportamiento de los consumidores es un tema especial. 

Gracias a este tipo de diseño, las personas pueden encontrar soluciones accesibles, esas que antes no encontraban en otros poductos. 

Cuando se aplica al comportamiento del consumidor, el diseño centrado en el usuario puede ayudar a crear una comprensión de cómo éstos interactúan con los productos y servicios, y cómo diseñar para sus necesidades.

Este enfoque también puede ayudar a identificar posibles áreas de mejora para un producto o servicio, es por eso que iterar es clave en el proceso. Por ejemplo, es común que se encuentren errores o posibles mejoras que salgan a la luz luego de realizar pruebas con usuarios. En estos casos, esas soluciones se iteran y se buscan nuevas formas de modificar el producto, siempre teniendo en cuenta lo que las personas usuarias necesitan.

Al toparse con productos hechos a imagen y semejanza de sus peticiones, el comportamiento de los consumidores se verá afectado de forma positiva hacia una marca, y creará identificación, recomendaciones y, por supuesto, concreción del objetivo del negocio.

Una recomendación para que el diseño centrado en el usuario impacte más en el comportamiento del consumidor es ponerse en su lugar, tratando de entender qué es lo que busca y resolver aquello que le genera incertidumbre.
Al trabajar con DCU, jamás debemos dejar de lado la empatía. De esta forma, lograremos comprender aquellos miedos que tiene el consumidor y que, a través de un producto diseñado de forma correcta, teniendo en cuenta emociones y puntos de dolor, podemos resolver.

La facilitación, la usabilidad y la accesibilidad son una gran tríada en el diseño centrado en el usuario. Con esto en mente, sabremos cómo hacer para convertir a un producto o servicio en algo útil tanto para los consumidores como para el negocio.

Y aquí, algunas recomendaciones más para que este DCU sea más impactante:

  • La experiencia del usuario debe ser intuitiva y directa.
  • Enfócate en un diseño flexible a cambios, es decir, que los usuarios puedan personalizar la experiencia según sus propias necesidades.
  • Itera de forma continua en función de los comentarios y comportamientos de los usuarios.
  • Ten presente sus intereses en todo momento, ya que la experiencia que tengan con el producto y/o servicio siempre debe ser la máxima prioridad.

Los diferentes tipos de diseño centrado en el usuario

Ya finalizando, queremos contarte que existen diferentes tipos de diseño centrado en el usuario, y los más comunes son:

  • Basado en necesidades: Se centra en las necesidades del usuario y en cómo el producto puede satisfacerlas mejor. 
  • Basado en tareas: Se enfoca en la tarea que el usuario está tratando de realizar y cómo el producto puede ayudar a cumplirlas. 
  • Basado en objetivos: Tiene en cuenta el objetivo que el usuario está tratando de lograr y cómo el producto puede ayudar a que lo logre.

En resumen

El impacto del diseño centrado en el usuario es muy fuerte en todos aquellos consumidores de una marca. Modifica su comportamiento y hace que las personas se decidan por un producto u otro. 

La satisfacción de necesidades, la mejor comprensión de un sitio, la accesibilidad de una app, incluso las imágenes, todo es importante a la hora de crear una experiencia de usuario memorable. 

Después de todo, el diseño vino a mejorar parte de la vida de las personas. Y el diseño centrado en el usuario, a potenciar aún más esas mejoras.

Fuente info
Autor: WOW! Customer Experience

Solicitar DEMO GRATUITA
Contáctanos ahora:



Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.