Brand management: 7 claves para familiarizar al cliente con tu marca

¿Qué es el branding y el brand management para pymes?

La identidad de marca de tu empresa es la forma en que esta se presenta a sus clientes. El branding abarca desde la imagen visual de tu organización, su voz o sus valores hasta los valores que destaca en sus productos y servicios. El aspecto que ofrece, las impresiones que despierta y cómo suena: una marca es todo esto.

Crear una marca ganadora no requiere un gran presupuesto. De hecho, en las empresas de mayor tamaño a menudo hay varios responsables que toman decisiones, por lo que se tiende a un enfoque más bien tradicional, con lo que las pymes tienen una oportunidad de destacar en el frente creativo. Así, ser simplemente más cercano, divertido, transparente, interesante, intrépido, personal o inspirador en tu branding puede darte una gran ventaja competitiva (y todas estas opciones resultan muy económicas).

El brand management es el nombre por el que se conoce la gestión de la marca, que implica la supervisión de las tareas de promoción de tu marca y, sobre todo, la evaluación de cómo tus clientes perciben tu marca (y cómo mejorar dicha percepción).

¿Qué diferencia hay entre branding y marketing?

El marketing es cómo vendes, mientras que el branding es quién eres. El marketing es muy mutable, y puedes tener varias campañas en marcha con las que crear reconocimiento para tus productos o servicios. El branding, por su parte, es la identidad claramente definida de tu pyme, y cómo la presenta al mundo. El marketing se centra en las ventas, mientras que el branding está enfocado en impulsar las relaciones.

Lo básico en brand management: ¿cómo construir tu marca de pyme desde cero?

El branding ayuda a las pymes a obtener una identidad pública bien definida, por lo que es importante asegurarse de que tu marca representa bien a tu empresa. Por ejemplo, si tu pyme se dedica a confeccionar camisas de lino de alta calidad con siglos de experiencia, seguramente no te interesa usar un aspecto gráfico con colores chillones y mensajes sociales cómicos. Sin embargo, si eres una start-up que se dedica a fabricar camisas hawaianas, quizás esa sea exactamente la línea que desees seguir.

A continuación, te mostramos ideas para lograr el branding ideal para tu pyme.

1. Conoce bien a tu audiencia objetivo

Es difícil crear una identidad de marca que tenga impacto en tus clientes si no sabes nada sobre ellos. Así que investiga para ver qué desea tu audiencia primaria, secundaria y terciaria. Analiza distintos perfiles y demografías. Cuando comprendas bien quién es tu audiencia, echa un vistazo a lo que ofrece la competencia. ¿Cómo se posicionan en el mercado? ¿Cuál es su voz? ¿Qué crees que hacen bien y qué puedes mejorar tú?

2. Define la historia de tu marca

Mira si hay algo único, interesante o evocador en tu empresa. ¿Tu pyme tiene una historia de origen fascinante? ¿Te guía un gran objetivo social o crear un modelo empresarial sostenible? ¿Tienes algo que te impulsa más allá de obtener beneficios? En otras palabras, busca la forma de hallar en la historia de tu marca elementos que logren conectar a tu audiencia con ella y crear una relación.

3. Identifica tu diferenciador

¿Cuál es la propuesta única de venta de tu empresa? ¿Qué distingue a tu empresa del resto? ¿Es un producto o un servicio? ¿Se trata de la calidad, el precio o la forma original que tienes de hacer algo en concreto? ¿Lo que ofreces funciona mejor que el resto? ¿Tiene mejor aspecto? ¿Facilita la vida de la gente? ¿Qué creencias tenéis en tu empresa? Si no muestras tu diferenciador, es fácil que el cliente se pierda en un mar de opciones similares. Analiza las fortalezas de tu empresa y trabaja a partir de ese punto.

4. Elige un nombre de marca

Busca algo distintivo, memorable, inspirador, fácil de buscar, que sobreviva al paso del tiempo y que se pueda proteger (en términos de copyright, etc.). Hay muchas opciones: ¿algo que tenga un significado para ti? ¿Algo misterioso que despierte el interés? ¿Algo que haga exactamente lo que anuncia (Chupa-chups, la película “Serpientes en el avión” e incluso la “sensación de vivir” de Coca Cola)? ¿Un acrónimo memorable (quizás palabras clave obtenidas de Google Trends o algo inmediatamente reconocible)?

5. Determina qué aspecto tendrá tu marca

  • Analiza tu logo, tus paletas de color, tu tipografía, tus gráficos, tu fotografía, etc.

  • Céntrate en la voz de tu marca. ¿Lideráis intelectualmente desde el rigor? ¿Sois raritos y divertidos? Tu voz y tus métodos deben estar alineados a tu audiencia y producto. 

  • Piensa en un buen eslogan.

  • Comprueba si tu esquema de colores evoca las emociones deseadas.

  • Asegúrate de que tu estética y diseño hacen pensar en elementos que se ajustan a tu marca: elegante, minimalista, futurista, humano, cálido, nostálgico…

6. Crea el mensaje de tu marca y transmítelo bien

Es importante que uses una voz coherente en todos los puntos de contacto, desde redes sociales a carteles, pasando por tu sitio web, etc. Si no eres coherente, despistarás a tus clientes y perderás la opción de fijar tu identidad en cada mensaje. Asimismo, es recomendable estudiar los métodos de interacción más adecuados a tu empresa. Por ejemplo, una empresa de construcción no publicaría un pódcast, pero quizás una productora de cine sí tendría interés en hacerlo. Por último, conviene valorar si los mensajes de tu empresa reflejan las creencias y valores de tu empresa. ¿Inspiran? ¿Generan proximidad? ¿Facilitan el proceso de venta?

Perfecciona tu brand management

 

  • Cuando tu marca esté en funcionamiento, deberás mantener y optimizar tus mensajes.

  • Busca nuevas oportunidades de mercados.

  • Haz un seguimiento de los recursos de tu marca y modifícalos según sea necesario.

  • Crea una comunidad de promotores de tu marca y haz que corra la voz.

  • Monitoriza las redes sociales y fíjate en qué se dice. Echa un vistazo a los mensajes de tu marca en las redes sociales y pregúntate si reflejan tu voz y si aprovechas cada plataforma al máximo.

  • Analiza tus herramientas. ¿Usas tecnologías centradas en el cliente como un sistema CRM? ¿Has creado aplicaciones que te ayuden a pasar tu marca al siguiente nivel?

Un buen brand management ofrece grandes ventajas

Como hemos visto, el brand management puede ayudar a las pymes a obtener múltiples ventajas, como mejorar la retención del cliente, reducir el gasto en marketing (y mejorar su eficiencia), ganar en flexibilidad (tener una buena marca principal permite a las pymes no tener que dedicar tanto esfuerzo a cada submarca) o hablar de tú a tú a las grandes empresas en términos de branding.

Para obtener más información, no dudes en descargar el eBook gratuito CRM: La receta del éxito, donde verás cómo la tecnología puede ayudarte a mejorar tu brand management y muchos otros aspectos de tu negocio.

Fuente info
Autor:

<strong>Solicitar DEMO GRATUITA</strong>
Contáctanos ahora:



×