Claire Boscq Scott: Cultiva un buen CHI en tu empresa

Estoy segura de que ya lo has experimentado; sabes cuando entras en una tienda y no te sientes bien, te da un escalofrío en la nuca, no sabes por qué, pero de alguna manera no te gusta. Así que vas a buscar rápidamente lo que necesitas y te vas.

En cambio, si caminas por otro lugar y de repente te sientes bien, huele bien, tienes esa sensación de comodidad, te quedarás allí mucho más tiempo y probablemente comprarás en esa tienda, volverás a ella y se lo contarás a tus amigos y familiares.

Porque el Feng Shui se basa en los mismos principios de la física del espectro, todo en el universo está conectado y hecho de energía, lo sepas o no, lo entiendas o no, todo es energía. La energía de la fuerza vital se ha estudiado durante siglos, se llama Prana en la India, KI en Japón y Ankh en Egipto.

El Chi (también llamado Sheng Chi; la energía beneficiosa y saludable) es el «aliento vital» o la energía que une la vida. Identificar el Chi, comprender cómo se mueve, cómo armonizarlo, influir en él, transformarlo, dirigirlo y cómo afecta a nuestra vida diaria, es lo que trata el Feng Shui.

La energía existe a tu alrededor. Existe en forma de pensamientos y sentimientos y también proviene del entorno, incluidos los elementos naturales de la tierra.

En el Feng Shui, al igual que en la medicina china, CHI es el término para la energía universal, o la energía que impregna todo lo que nos rodea. El Feng Shui nos ayuda a gestionar el cambio, moviendo constantemente esta energía a su alrededor.

9 claves para cultivar un buen CHI (Sheng Chi) en tu espacio de trabajo

1. Abre tus ventanas y puertas

2. Mantén tu espacio libre de desorden

3. Pon plantas reales o flores frescas

4. Limpia la puerta de entrada con regularidad

5. Mueve 27 objetos

6. Escucha música

7. Difunde aceites esenciales

8. Pasa la aspiradora o dar un buen barrido

9. Exhibe imágenes inspiradoras

SHA CHI

Según la teoría del Feng Shui, todo tiene una energía opuesta; así, el Chi puede ser tanto bueno como malo. El Sha Chi es la energía mala o dañina que se forma en situaciones negativas, y puede conducir a circunstancias indeseables. Puede detener el flujo de energía Chi hacia ti, tu casa y tu lugar de trabajo, así como interrumpir y destruir el ciclo natural de la energía.

El chi negativo puede ser natural o provocado por el hombre. Es una energía tan poderosa que puede succionar la energía positiva, como se succiona el aire de un vacío.

La energía negativa ha quedado atrapada de alguna manera en la superficie o debajo de la superficie del lugar.

Muchas cosas hechas por el hombre causan sha chi. El desorden es el mayor culpable. El desorden bloquea el flujo de chi en toda la casa y cuando el chi no puede fluir naturalmente, se estanca. Es como poner un dique a un río e impedir que fluya por la ladera de una montaña.

Otro ejemplo clásico de sha chi es lo que se conoce como una flecha venenosa. Una gran imagen de una flecha venenosa es una pared que sobresale en una habitación y crea una esquina dura y afilada que está directamente enfrente de donde siempre te sientas. Una flecha envenenada también se crearía si la esquina de un mueble grande en tu oficina está directamente enfrente de donde te sientas. El borde afilado y el ángulo crean lo que se conoce como una flecha venenosa porque está enfocando la energía en un punto que se proyecta directamente hacia ti.

9 Los elementos de chi negativo incluyen

1. Desorden

2. 2. Esquinas afiladas y duras que están directamente enfrente de donde estás sentado (llamadas Flechas Venenosas)

3. Una escalera cerca de la entrada y una puerta trasera justo enfrente

4. Puentes por encima o al lado de casa, incluso vigas en tu habitación

5. Humedad, comida podrida, algo muerto o a punto de morir

6. Edificios ruinosos o abandonados en las cercanías, líneas eléctricas o telefónicas que atraviesan su propiedad

7. Objetos rotos

8. Ríos que corren directamente hacia tu puerta principal o trasera, y agua sucia estancada

9. Energías negativas de la tierra, estrés en la tierra, tecnoestrés, campo magnético/radiación (TMR)

Por supuesto, hay curas para todo esto.

Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.