¿Por qué el Email sigue siendo la mejor herramienta Comercial?

Las nuevas herramientas y canales de comunicación aumentan la capacidad productiva de las empresas, pero según The Radicati Group, Inc, en un informe reciente, confirman que el Correo Electrónico sigue siendo la forma preferida de comunicación comercial. En términos de focalización y alcance directo. Tanto entre usuarios de ordenadores como de móviles, el correo electrónico prevalece como la herramienta más potente.

¿Por qué las aplicaciones móviles están de moda?

Todo el mundo parece tener un smartphone hoy en día. El informe mencionado estima que el 65% de las personas usan dispositivos móviles para acceder a su correo electrónico. Esto significa que el recurso del correo electrónico es un imperativo empresarial tanto para las comunicaciones internas como para el marketing externo.

Es lógico que los equipos de mercadotecnia encuentren atractiva una nueva aplicación móvil para comunicaciones directas, tanto hacia clientes como internamente con los empleados de la propia organización, especialmente para establecer contacto con empleados «móviles».

Por otra banda, para todas las aplicaciones en línea y móviles más populares de hoy, incluidas las cuentas de Amazon, Netflix e Instagram, una dirección de correo electrónico es obligatoria. Facebook y LinkedIn envían un correo electrónico para volverte a conectar con sus aplicaciones.

Entonces, antes de invertir en una aplicación y en el proceso de gestión de cambios, ¿por qué no usar la aplicación (basada en el Correo Electrónico) que ya han adoptado?.
¿Por qué en ocasiones nos encontramos empresas, donde hay empleados que formando parte de una mesa de trabajo no tienen una cuenta de correo electrónico corporativa?. Con frecuencia vemos con preocupación como la asignación de una cuenta de email empresarial sigue siendo una de las últimas tareas de incorporación del nuevo personal.

¿De qué se trata este correo electrónico?

Cuando se trata de correo electrónico, menos (contenido) es más. ¡Algunos tips!

Afortunadamente, los sistemas de filtrado modernos resuelven el problema del spam, pero nuestras bandejas de entrada aún están casi llenas. La forma en que filtramos este flujo continuo de mensajes, tanto si leemos o ignoramos un mensaje en particular, se basa principalmente en quién es y de qué se trata.

La línea Asunto, en cincuenta y cinco (55) caracteres o menos, debe responder con precisión a la pregunta: «¿De qué se trata esto?» Mejor aún es responder, desde el punto de vista del destinatario, «¿Qué hay de valor para mí en este mensaje?»

La prioridad de un correo electrónico generalmente se deduce por el remitente del mensaje. Los mensajes relevantes obtendrán más tiempo y atención que los esporádicos y aleatorios. No es de sorprender que los mensajes dirigidos desde el nombre del jefe o un ejecutivo senior de la empresa vaya a recibir mayor prioridad y más atención que los de Newsletter@empresa, o alguien «desonocido@empresa».

¿Quién tiene tiempo para esto?

Recuerda que estás compitiendo por la atención de tu Cliente (el destinatario) contra todo lo que aparece en su pantalla.

La clave para cualquier campaña exitosa de marketing es la capacidad de establecer un gancho para captar la atención de la audiencia. Después de la línea de Asunto, establece una pausa de tres segundos en la parte superior del mensaje, en el panel de vista previa, con un breve y «estimulante» texto. Este es el momento. Sé creativo y asegúrate de resaltar el mensaje clave. No olvides el botón (call to action), el enlace o lo que quieras que un Cliente piense o haga al ver tu mensaje.

Un titular convincente y una imagen cautivadora en tu correo electrónico permitirá obtener un número de lectores mucho mayor que cualquier bloque de texto, a menos que, por supuesto, esa imagen esté bloqueada (por los sistemas de protección del Cliente de Email). Esa gran espacio en blanco y la pequeña «x» roja no son particularmente persuasivas, así que considera usar herramientas de comunicación y envío de campañas adecuadas para tu audiencia.

Con respecto a la comunicación interna, los mensajes corporativos no tienen que ser insulsos, pero lamentablemente a veces tienen que ser largos. El correo electrónico funciona mejor con menos de 500 palabras, e idealmente (especialmente en Marketing y uso Comercial) con menos de 200 palabras, pero, al margen de esto, siempre se debe procurar mantener los párrafos cortos, resaltar elementos de acción y separar oraciones claves utilizando el espacio en blanco de un salto de párrafo. Esto resulta más cómodo a la vista y facilitará una mayor interacción. Centrándote en una idea o una acción específica en la que se invite a «una realizar una acción», producirás tasas de respuesta más altas.

En lugar de usar un lenguaje superfluo y los eufemismos desenfrenados, vale más la pena usar mensajes planos y directos. En otras palabras, cortar implacablemente la jerga y los tecnicismos. La regla de oro debe ser mantener el mensaje «siempre simple».

 

¿Quieres más información?
Contáctanos ahora:

 

Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.