La productividad laboral en España disminuye cada vez más

España queda en uno de los últimos puestos de Europa en el ámbito de la productividad laboral, según la Comisión Europea, solo por encima de Italia y Luxemburgo. El conjunto de países de la Unión Europea crecerá una media de un 1,1%, mientras que España solo lo hará el 0,4%.

La productividad empresarial en España disminuye cada vez más:

Este año no trae buenas cifras para la situación laboral de España. El mes de enero ha sido el peor en materia de contratación desde el año 2013, y la productividad aumenta a un ritmo más bajo que el resto de países de la Unión Europea, según los datos del Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Según este informe, España tendrá una de las tasas más bajas de crecimiento de la productividad de la Unión Europea: solo crecerá el 0,4% en 2019, ocupando uno de los últimos puestos, solo por delante de Italia y Luxemburgo. Por otra parte, el mayor crecimiento de la productividad laboral se centrará en Rumanía (4%), y Polonia y Bulgaria (3,4%), mientras que países como Eslovaquia, Hungría y Letonia tendrán un crecimiento aproximado del 3%.

¿Por qué ha bajado tanto la productividad laboral?

Entre los años 2002 y 2006, la productividad por puesto de trabajo solo creció 0,3 puntos porcentuales al año. En aquella época, los recursos se concentraron demasiado en la construcción, un sector de baja inicdencia con respecto al factor de «productividad en el empleo». Y la deuda, basada en el valor de los activos inmobiliarios, permitió que el aumento de los salarios fuera mayor que el aumento de la productividad.

Para corregir este desequilibrio, se produjo una oleada de despidos. Esto hizo que posteriormente los esfuerzos se centrasen en la creación de puestos de trabajo, descuidando en gran medida la productividad real de los trabajadores. Con el objetivo de revitalizar el mercado laboral, se dejó también al margen la capacitación y la experiencia. Estos dos factores fueron críticos para el empeoramiento a posteriori de la productividad del país.

Obstáculos para la productividad laboral:

Cuando el paro aumenta, todos los esfuerzos se centran en generar empleo e incorporar gente al mercado laboral. La productividad, lógicamente, pasa a un segundo plano. Lo principal es que la gente tenga trabajo, aunque ello suponga que los perfiles profesionales cuenten con menos cualificación y experiencia. Con lo cual, el paro disminuye, pero no se presta atención a la productividad. Si la situación fuera económicamente saludable, y todo el mundo tuviera trabajo, podrían centrarse los esfuerzos en mejorar cosas. Pero al no ser así, las energías han de centrarse en lo más básico, la creación de empleo. La productividad laboral queda relegada, y con el paso del tiempo se acaba notando en los resultados empresariales.

La productividad laboral en la actualidad:

Pese a la salida progresiva de la crisis, España no ha conseguido aun modificar el comportamiento que le llevó a crear empleo. Ahora, los esfuerzos deberían centrarse en mejorar esa estructura laboral que se ha podido construir hasta la fecha. Todos los aspectos secundarios, entre los que se incluía la productividad laboral, deberían ser puestos ahora sobre la mesa para recibir la atención que merecen. Sin embargo,  habitualmente nos vamos encontrando que en lugar de centrar los esfuerzos en la productividad, está siendo descuidada.

En su momento, el Banco de España lanzaba el siguiente aviso: era necesario que se buscaran «fórmulas para expandir las oportunidades laborales de los desempleados con menor formación». «A futuro, ha de ser precisamente un mayor nivel de formación de las nuevas generaciones el factor que permita el trasvase del empleo hacia actividades que lleven asociado un mayor nivel de productividad. Por ello, es crucial la mejora de la calidad del sistema educativo».

Lamentablemente en las tendencias marcadas por algunas empresas, vemos cómo estamos volviendo al principio. En lugar de hacernos fuertes y cuidar nuestros perfiles profesionales, nos hemos conformado «con tener un trabajo», porque la situación era tan extrema que no podíamos pensar en algo más. Pero ahora que lo tenemos, muchas empresas parecen no ser conscientes de que esa oportunidad concedida por el mercado puede tener un límite, sobre todo si descuidamos la productividad en nuestro día a día.

Si no producimos, no generamos. Y si no generamos, tendremos que enfrentarnos a los resultados en algún momento, por duros que sean.

La Formación continua como solución:

Ante este aparente escenario de improductividad es necesario que las empresas implementen medidas correctivas, que le brinde a los empleados oportunidades de crecimiento, reciclaje y expansión, como cursos, seminarios y talleres de Formación Profesional, que les permita mejorar sus conocimientos y reforzando métodos estandarizados de trabajo, apostando siempre -como un equipo- por el crecimiento empresarial.

 

¿Quieres más información?
Contáctanos ahora:

 

Fuente info

Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.