ServiceNow crece un 25% gracias a su “plataforma de plataformas” – La Vanguardia

Cualquiera diría que no es el mejor momento para sacar pecho, pero Bill McDermott no ceja en su propósito de que ServiceNow, la empresa que dirige, triplique en el 2026 su facturación del 2021 para pasar de 5.500 millones de dólares a 15.000. El pronóstico revela mucho más que optimismo: su convicción de que el software ha tomado el mando de los mercados de TI y que la “plataforma de plataformas” que ha construido la compañía seguirá creciendo más y más rápido que cualquier competidor. Su previsión se basa en un postulado que muchos comparten en el sector: en un contexto inflacionario como el actual, el software es una fuerza deflacionaria, estabilizadora.

 

Un trimestre tras otro, los resultados han acompañado esa convicción de McDermott, quien en el 2019 abandonó por sorpresa el cargo de consejero delegado de la compañía alemana SAP para fichar por una empresa más pequeña que, desde entonces, ha crecido a un ritmo del 25%. Este mes, el directivo estadounidense puso de relieve que sus previsiones están justificadas e, incluso previendo un debilitamiento del dólar, el incremento de las ventas compensará sobradamente los desajustes.

Las consultoras parecen darle la razón. IDC y Gartner coinciden en diagnosticar una curva alcista en los presupuestos que dan forma a la llamada transformación digital: este año, si nada se tuerce, aumentarían un 12% sobre el anterior. En lo que concierne a ServiceNow, ha ratificado que prevé facturar unos 7.000 millones este año (de enero a marzo han sido 1.720 millones).

La compañía confía en triplicar sus ingresos hasta los 15.000 millones de dólares en el 2026

Entonces, ¿cómo explicar que, tras el anuncio de un crecimiento del 27%, la acción de la compañía haya caído un 35% desde su máximo histórico de noviembre? Sencillamente, responde McDermott, los mercados de capitales han rebajado cautelarmente las ratios precio/beneficio de las tecnológicas: “La nuestra, que solía arrojar un PER 20, la ha bajado a 14, lo que no tiene ninguna relación con la marcha de nuestras operaciones, solo con el humor de los mercados de capitales ante el aumento de los tipos de interés. Cuando la situación se estabilice, volverán a mirar hacia empresas que, como ServiceNow, son claramente rentables y tienen un crecimiento despejado”.

 

En este punto, Bill McDermott retoma la coletilla sobre una digitalización imparable. “Pongamos que una empresa no quiere o no puede transferir a sus clientes los costes adicionales; lo mejor que puede hacer es elevar su eficiencia mediante el software”. Dice esperar una demanda sostenida, en un contexto macroeconómico que considera favorable “por la urgencia en acelerar la conversión digital de las organizaciones, algo que por una razón u otra es notorio en todos los sectores de actividad”. Apunta que, entre enero y marzo pasados, ServiceNow ha concretado 52 operaciones por valor de un millón de dólares o más y ha renovado más del 99% de los contratos vencidos.

Lee también

Norberto Gallego

Bret Taylor, consejero delegado de Salesforce

La fórmula SaaS (software como servicio), en la que el producto se paga en función del uso o por suscripción, se ha generalizado con inusitada rapidez: en el caso de ServiceNow, este modelo de negocio ya representa el 94% de sus ingresos. Comenta McDermott que “este es el formato de inversión en software preferido de las empresas, porque les confiere flexibilidad financiera; además, en la medida en que ensancha la libertad de elección del cliente, introduce un mayor escrutinio en las relaciones entre este y el vendedor”. Por lo tanto, al extenderse el modelo a segmentos adyacentes (entre ellos el hard­wa­re), se están alterando las actuales reglas de juego de toda la industria.

 

Desde sus orígenes (2003), ServiceNow se había labrado un espacio propio en la industria del software: se la ha considerado especialista en la categoría ITSM ( IT service management ), que optimiza la gestión de flujos de trabajo departamentales: finanzas, ventas, recursos humanos o marketing. Que aún sigue creciendo y representa una cuota importante de su cifra de negocio.

Pero la lógica expansiva por la que McDermott fue fichado en virtud de sus antecedentes ha llevado a conjugar esos flujos y procesos bajo una plataforma común, bautizada Now. Con su incorporación, la estrategia evolucionó para superar esa capa de integración de funciones y reorientarse hacia módulos sectoriales (o verticales) de la plataforma, añadiendo un plus de automatización.

Las propuestas verticales de ServiceNow la llevan a competir en la misma categoría que SAP

En este punto se encuentra su versión más reciente, con dos actualizaciones por año, en la que analistas presentes en el acto han creído ver una rivalidad latente entre ServiceNow y SAP, la mayor compañía europea de software, que, coincidencia, fuera el anterior empleador de McDermott.

Según esa hipótesis, las propuestas verticales de ServiceNow la conducen a competir en la categoría ERP ( enterprise resource planning ), que en la práctica articula el funcionamiento de la mayoría de las empresas. Ocurre que SAP es la indiscutida líder de ese mercado. Bastaría conquistar una porción para que ServiceNow se asegurase el cumplimiento de sus ambiciosos objetivos.

 

McDermott es cuidadoso al hablar del asunto, pero cuando afirma que “consolidar el pasado es una pérdida de tiempo” se entiende que la prioridad de las empresas ante la digitalización no consiste en sustituir (o actualizar) los sistemas existentes, sino en incorporar soluciones a su alcance –implícitamente, las de ServiceNow– que introducen un alto componente de automatización y están disponibles a menor coste.


Fuente info
Autor:

Solicitar DEMO GRATUITA
Contáctanos ahora:



Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.