La formación continua, un modo de aumentar la competitividad en las empresas

La formación continua permite a las y los trabajadores mejorar sus competencias y conocimientos, facilitando a las empresas su adaptación a los cambios constantes del mercado y aumentando la competitividad. Por ende, invertir en formación es invertir en capital humano.

Además, la formación aumenta la motivación de la plantilla y disminuye la sensación de estancamiento. A su vez, también promueve la promoción y elimina el desequilibrio de mujeres y hombres en puestos y niveles de responsabilidad, al garantizar igualdad en el acceso. Esto significa que una participación desigual en la formación continua supondría una merma en la empleabilidad y en el desarrollo profesional del individuo.

Resultados obtenidos en los últimos estudios realizados sobre Formación en el ámbito empresarial han demostrado que son pocas las organizaciones que apuestan por la formación continua, además, las mujeres tienen menos posibilidades de acceder a la oferta formativa y las empresas no articulan mecanismos de conciliación para aquellas personas con responsabilidades familiares; que desean asistir a los cursos impartidos fuera del horario de trabajo. Como consecuencia de la falta de corresponsabilidad en el hogar, son, de nuevo, las mujeres quienes se encuentran en esta clara desventaja.

Hay, por tanto, que identificar cuáles son los obstáculos de participación de las mujeres en los procesos formativos y preparar mecanismos para su resolución. Las preguntas pertinentes que se deben hacer las organizaciones son: ¿Existe un plan de formación en mi empresa? ¿Se imparte en horario laboral? ¿Dónde tienen lugar? ¿Quién lo imparte? ¿Es abierto a toda la plantilla o solo a determinados departamentos? ¿Cuáles son esos departamentos? ¿Están masculinizados o feminizados? ¿Existe una relación directa entre formación y promoción?

La solución pasa por comprender en los beneficios que conlleva la formación, así como diagnosticar y definir previamente los objetivos de esta, el número de horas, cómo se realiza la difusión de la oferta formativa, qué criterios se emplean para participar, dónde se realiza, en qué horario y qué medidas de conciliación existen en el caso de llevarse a cabo fuera del horario laboral.

 

Algunas medidas a incorporar pueden ser:

  • Definir herramientas para detectar las necesidades de formación en la plantilla, mostrando los datos desagregados por sexos
  • Cerciorarse de que la formación tendrá perspectiva de género
  • Incluir un módulo de igualdad de oportunidades
  • Establecer la formación en horas y lugar de trabajo, acudiendo a medidas de conciliación, compensación de horas, guarderías, ayudas económicas… en el caso de poder realizarse solo fuera del horario laboral
  • Apostar por cursos online o semipresencial siempre que sea posible
  • Comunicar a toda la plantilla las acciones formativas por todas las vías existentes de información: intranet, circular, tablón de anuncios…
  • Posibilitar la asistencia a la formación a aquellas personas trabajadoras que están disfrutando de un permiso de excedencia, que tienen contratos personales, a tiempo parcial…
  • Motivar la participación
  • Promover cursos de liderazgo, habilidades de dirección, técnicas de motivación…

Una vez establecidas estas medidas es importante hacer un seguimiento de las mismas, para constatar que se están llevando a cabo en el tiempo y la forma estipulada, considerando además la aplicación de una evaluación de control de calidad de la sesión formativa, que posibilite conocer el impacto que ha tenido en la plantilla, así como el grado de satisfacción entre los asistentes.

 

¿Quieres más información?
Contáctanos ahora:

 

Fuente info

Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.