Estos son los pasos para montar un e-commerce: Elección del producto (1)

Si estás pensando en lanzar una tienda online por primera vez, en esta serie de artículos tienes cuáles son los pasos para montar un e-commerce.

  • El primero de ellos será decidir cuál es el producto elegido para vender online.
  • Una vez tomada la decisión, no olvides tener en cuenta factores como el diseño o el precio del producto.

¿Preparado para montar tu propio negocio de comercio electrónico o e-commerce por primera vez? Y es que crearlo desde cero puede resultar abrumador. Sobre todo, por la cantidad de información y consejos (muchos de ellos contradictorios) que circulan por ahí, con lo que puede ser fácil perderse.

Contenido del post

  1. ¿Qué producto elegir?
  2. ¿Cómo elegir el producto?
  3. Evaluación de la idea
  4. ¿Cómo obtener el producto?

Pero todas las flechas apuntan hacia arriba por lo que, si tenemos esto en cuenta, emprender en este ámbito puede resultar muy gratificante.

Nunca ha habido un momento mejor que éste para vender un producto de modo online.

En 2020 se gastaron en torno a 660.000 millones de euros online, lo cual supuso un aumento del 43% con respecto al año anterior. ¿Has comprado algo este último Black Friday online?

El Adobe´s Digital Economy Index, que mostró estas cifras analizando billones de transacciones online, también predijo que este año se observaría un crecimiento similar hasta alcanzar el récord del billón de dólares para el comercio electrónico en 2022.

Pero como nuevo propietario de un negocio de comercio electrónico o e-commerce por primera vez, ¿cómo acceder a una parte de esta inmensa cuota de mercado? Aquí tienes resumido en cinco sencillos pasos cómo montar un e-commerce (lo podrás ir desvelando en esta serie de artículos): elección del producto, investigación y preparación de cara al negocio, creación del sitio web de tu e-commerce, preparación del lanzamiento y tareas poslanzamiento.

#Sage Dreamers

¡Suscríbete a la Newsletter!

Y recibe gratis la guía exclusiva de Joan Boluda sobre conceptos básicos de contabilidad para emprender.

Suscríbete

Sage

1. ¿Qué producto elegir?

LA CLAVE: Encontrar un producto para vender

Si estás leyendo este contenido es muy probable que ya tengas un producto o concepto que te apasione o que cubra una necesidad determinada y añada valor a tu base de clientes potenciales. Muchos dicen que será esta pasión la que te ayude a sortear los obstáculos en el camino que estás a punto de emprender (y a echar las horas que haga falta, muchas veces fuera de tu jornada laboral).

Algunas historias de éxito

Uno de ellos es Andy Dunn, quien fundó la marca de ropa masculina Bonobos tras ver unos pantalones de pana turquesas.

Este es uno de los comentarios que hizo en Business of Fashion: «En ese producto había mucho más interés de lo que nunca pensé que podría haber en un par de pantalones para hombre».

Dunn se adentró en un mercado saturado (el de la ropa masculina), pero empezó a operar totalmente online en un momento en el que la mayoría de los distribuidores tenían presencia física y a ofrecer ubicaciones minoristas que actuaban únicamente como muestrarios.

Michael Dubin, mientras tanto, montó un servicio de maquinillas de afeitar por suscripción llamado Dollar Shave Club (que después vendería a Unilever por 1.000 millones de dólares) tras ver un montón de maquinillas en el almacén de un amigo a las que había que dar salida.

Plantéate si tú también puedes triunfar en un sector tan concurrido como este diferenciándote por otros factores en lugar de por innovar en el producto.

Quizás puedas ofrecer un servicio de suscripción como el de Dollar Shave Club en el sector de las maquinillas o el de VetBox en el de los tratamientos antipulgas.

Puede que tengas un formato de presentación fascinante en mente: Tea Drops, por ejemplo, vende té en pastillas para evitar los residuos y la suciedad que generan las bolsitas.

Si te planteas algo así, necesitarás un diseñador de producto para crear una muestra, así como una hoja de ruta para encontrar un fabricante y comercializarlo.

2. ¿Cómo elegir el producto?

¿Aún no tienes ningún producto en mente?

En ese caso, investiga tus áreas generales de interés empleando informes de consultoría, webs de previsiones de tendencias y listas de superventas de webs de comercio electrónico que ya existan. No te olvides de los periódicos y revistas sectoriales de prestigio, ya que pueden ofrecerte una visión de primera calidad de algunos sectores.

Aquí tienes algunos enlaces útiles a la hora de estudiar qué productos vender:

  • Informe de tendencias de Amazon. Recientemente, el gigante del comercio electrónico destacó un juego de dados y unas gomas de resistencia como algunos de los productos más vendidos en la sección de bienestar.
  • Informes de consultoría. Las perspectivas sobre el mercado de la distribución de grandes consultoras como Deloitte y Bain & Company te darán una idea de sectores fuertes.
  • Google Trends. Puedes ver el nivel de interés de un término de búsqueda a lo largo del tiempo, además de búsquedas relacionadas. Por ejemplo, si pones «correa para perro» en Google Trends podrás observar que el interés en este término ha aumentado de forma constante en los últimos cinco años, y entre los términos relacionados encontramos «correa antirrobo para perro» y «correa extralarga para perro», ambas ideas de productos potenciales. Además, puedes usar su sistema de alertas para estar al día de tus intereses.
  • Statista. Genera informes, previsiones, dosieres y estadísticas que pueden filtrarse por sector.

Infografía: ¿Cuánto factura el comercio electrónico en el mundo? | StatistaEl imparable acceso del e-commerce en el mundo / Imagen: Statista

<

3. Evaluación de la idea

Ahora que ya tienes una idea clara, es hora de evaluar la viabilidad del desarrollo, el almacenamiento y el envío de tu producto. Ten en cuenta los siguientes factores:

Diseño

¿Vas a fabricar tu propio producto, dar instrucciones a un fabricante, comprar a un proveedor o decantarte por el dropshipping?

  • Piensa en los paint points de cada una de estas opciones y en cuál de ellas será mejor para tu producto, tanto ahora como en el futuro.

Dimensiones del producto

¿Cuál será el peso y el tamaño de tu producto?

  • Tradicionalmente, las compras más grandes (como por ejemplo de muebles) solían hacerse en tienda.
  • Pero algunos distribuidores online como Wayfair están demostrando que los clientes se sienten cada vez más cómodos a la hora de hacer este tipo de compras por Internet.
  • No obstante, ten en cuenta que el almacenamiento y el envío costarán más… y piensa qué proporción de ese coste adicional deberías repercutir al cliente.

Tipo de compra

¿Es probable que tu producto se convierta en una compra recurrente o se trata de algo puntual? ¿Es un producto estacional, como por ejemplo crema solar o equipamiento para barbacoas?

  • Esto te ayudará a decidir cómo almacenar, enviar y reponer tu producto.

Envío y almacenamiento

  • Las dimensiones del producto influirán mucho en los costes de envío y almacenamiento, pero también merece la pena plantearse si tu producto potencial presenta algún otro factor único que debas tener en cuenta.
  • Puede que tu producto necesite ser refrigerado o sea especialmente frágil. No pases por alto estos detalles para poder planificar los costes en consecuencia.

Precio

Estudia a tus competidores y piensa cuál debería ser tu precio.

  • Si el mercado está saturado o tu artículo es bastante común, podrías plantearte bajar el precio para atraer más clientes.
  • También podría ocurrir lo contrario: pongamos que vendes bolsos hechos con un «cuero» derivado de los champiñones. Como este material será escaso y difícil de conseguir, los clientes esperarán un precio más alto.
  • En esta fase, es buena idea empezar a hacer cálculos aproximados de tus márgenes de beneficio teniendo en cuenta los costes de diseño, envío y almacenamiento para tu producto. No olvides los costes generales.
  • Plantéate si dispones de medios suficientes para la inversión inicial o si tendrás que recurrir a un préstamo o alguna otra fuente de financiación. Si los beneficios son escasos o inexistentes después de tener en cuenta los costes corrientes, puede que tengas que replantearte tu producto o tu precio.

Validación del mercado objetivo

  • Tras evaluar tu idea, deberías haber elaborado una lista a grandes rasgos de los factores que debes tener en cuenta sobre tu producto, desde su diseño hasta el envío.
  • Ahora es el momento de pensar en uno de los factores más importantes: tu mercado objetivo. Ten en cuenta los siguientes puntos cuando pienses en el potencial comercial de tu producto.

Viabilidad de los clientes

¿Quiénes son tus clientes?

  • Cuanto más concreto sea el perfil de tus consumidores, más posibilidades tendrás de garantizar el éxito de tu producto.
  • La edad, sexo, ubicación y renta disponible serán datos cruciales a la hora de marcar el precio de tu producto y de promocionarlo, pero no te olvides de los factores menos tangibles.
  • La emoción, por ejemplo, desempeñará un importante papel a la hora de comprar a una marca pequeña, así cómo saber qué piensan, sienten, escuchan o dicen.
  • Puedes hacer encuestas que te ayuden a definir tu cliente potencial.

Viabilidad del sector

Estas son algunas de las preguntas que tendrás que responder sobre el sector o el mercado en el que se inserta tu producto:

  • ¿Se trata de un sector fuerte?
  • ¿Cuál es el volumen de mercado?
  • ¿Quiénes son mis principales competidores y qué tal les va?
  • ¿Llevan más de 10 años o se trata de un sector relativamente nuevo?
  • ¿Mi sector es naturalmente competitivo (con lo cual podría necesitar un presupuesto publicitario mayor para destacar) o existe un vacío?
  • ¿Cómo puedo garantizar la demanda?

CONSEJO DE EXPERTO: Hacerlo te llevará tiempo, pero los expertos recomiendan crear distintas páginas de aterrizaje para medir el interés en tu producto. Siempre puedes instalar un botón en tu web para reservas y ponerte en contacto con los clientes potenciales una vez salgas al mercado.

4. ¿Cómo obtener el producto?

Ya has ultimado tu idea de producto y validado tu mercado objetivo. Ahora llega una de las partes más apasionantes del proceso: convertir esa idea en realidad.

Existen tres opciones básicas para obtener tu producto:

1. Recurrir a un fabricante

Si has decidido crear un producto que sea totalmente tuyo, necesitarás un fabricante capaz de producirlo a gran escala.

Una de las mayores decisiones es si optar por algo local o no.

Los fabricantes locales suelen ser más caros, pero el impacto de la pandemia en las cadenas de suministro, así como la demanda de una mayor transparencia en torno a las condiciones laborales, han aumentado considerablemente su atractivo.

No tengas reparos en pedir recomendaciones a la hora de buscar fabricante ni de consultar directorios y preparar una lista de preguntas.

2. Trabajar con un proveedor

Puede que decidas comprar directamente a un proveedor, lo cual implica adquirir un producto existente de un mayorista (que también puede ser fabricante).

Si decides trabajar con un proveedor en el extranjero, suele ser buena idea contratar a un gerente local que pueda garantizar una cadena de abastecimiento fluida y resolver cualquier problema in situ.

3. Optar por el dropshipping

Puede que la opción más fácil y barata de todas sea el dropshipping, lo cual significa que no posees, almacenas ni envías los productos de tu web.

Si estás más interesado en comercializar productos y adelantarte a las tendencias que en la creación en sí, el dropshipping de sitios como Alibaba u Oberlo podría ser lo tuyo.

Esta modalidad tiene sus inconvenientes, como por ejemplo márgenes bajos y ningún control sobre el stock. Si vendes un artículo en tu tienda online pero tu proveedor va con seis semanas de retraso en los envíos, tendrás que enfrentarte a clientes muy insatisfechos.

En resumen, el primer paso antes de montar tu tienda online o e-commerce por primera vez será tener claro cuál es el producto que quieres vender. Una vez elegido deberás evaluar tu idea de producto, así como su mercado objetivo. Y, por último, tendrás que convertir esa idea-producto en realidad.

¿Quieres saber más? No te pierdas nuestra el próximo artículo de nuestra serie sobre cómo montar un e-commerce por primera vez.

¿Quieres saber más? No te pierdas nuestra el próximo artículo de nuestra serie sobre cómo montar un e-commerce por primera vez.

Fuente info
Autor: Juan A. Andújar

Solicitar DEMO GRATUITA
Contáctanos ahora:



Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.