6 maneras de mejorar las habilidades de liderazgo

Mucha gente cree que no puedes aprender cómo convertirte en un líder, sino que es algo con lo que has nacido. Sin embargo, la verdad es que cualquiera puede desarrollar las habilidades necesarias para cumplir con el rol de liderazgo. Aunque requerirá tiempo y algo de práctica, con el tiempo te ayudará a mejorar y crecer junto a tu equipo de trabajo y ser más exitoso. Aquí te presentamos seis excelentes maneras de mejorar tus habilidades de liderazgo y avanzar en tu carrera.

 

1. Mejora tus habilidades de comunicación

No puedes ser un buen líder sin las habilidades de comunicación adecuadas. Es crucial que aprenda a compartir tus conocimientos, a proporcionar comentarios adecuados y alentar a los empleados. Ten en cuenta que ante la falta de un buen liderazgo, la mayoría de los equipos simplemente acaban desapareciendo. Para mejorar la comunicación, debes procurar ser honesto y sincero. También es muy importante aprender a escuchar activamente. Esta habilidad de comunicación te permitirá aprender más sobre tus empleados y conectar mejor con ellos.

 

2. Motiva a los demás

Como líder, tu trabajo no es solo guiar a tus empleados, sino también motivarlos. Tus equipos mejorarán su rendimiento en el trabajo si constantemente encuentras formas de alentarlos e inspirarlos. En caso de que veas que eres especialmente bueno en esto, incluso deberías considerar convertirte en coaching. Obtener la certificación de coaching es una excelente manera de ayudar a las personas a lograr sus objetivos, consiguiendo incluso que puedan estar más satisfechos con sus vidas personales.

Ten en cuenta que, es probable que tus empleados no estén motivados para hacer su trabajo correctamente si sospechan que no crees en ellos. Recuerda que algo tan simple como alabar a un empleado por un trabajo bien hecho puede tener un impacto en la moral de todo tu equipo. Vale la pena señalar que siempre debes tener una actitud optimista para motivar a los demás.

 

3. Resuelve conflictos

En más de una ocasión y habitualmente en la gestión de proyectos, seguramente te verás obligado a trabajar con equipos donde algunos miembros no se lleven bien. Cuando esto suceda, debes reconocer lo que está sucediendo y encontrar una manera de resolver el problema hablando en privado con cada uno de los involucrados. En el momento en que detectes aumento de tensión en las relaciones interpersonales de un equipo, define de inmediato el marco de «comportamiento aceptable» y comunica a los colaboradores que aquellos que no sigan las reglas serán reasignados. Ten en cuenta que nunca es una buena idea ignorar el conflicto interpersonal, ya que hacer esto solo llevará a más problemas. En caso de que no puedas resolver un conflicto entre dos o más empleados, debe reasignarlos cuanto antes a otros proyectos o secciones de la empresa.

 

4. Conoce tus fortalezas

Familiarizarte con tus puntos fuertes te ayudará a elegir los proyectos idóneos. Hacer esto es importante porque instantáneamente te volverás un apasionado cuando hagas lo que te agrada. Cuando los empleados ven a su líder apasionado por algo, inmediatamente estarán más motivados para hacer un buen trabajo. Por supuesto, es importante también reconocer tus debilidades como los proyectos que sueles evitar, para establecer las medidas correctivas oportunas sobre la forma en que los asumes.

 

5. Admite tus errores

Todos cometemos errores, y no debe haber vergüenza en admitirlo. Lo peor que un líder puede hacer es culpar de su error a uno de los colaboradores. Si eliges hacerlo así, no solo tu equipo dejará de seguirte, sino que tampoco confiarán en ti. En lugar de ocultar un error, admite que has hecho algo mal e inspira a tus empleados a encontrar rápidamente una buena manera de corregirlo. Por supuesto, del mismo modo, debes alentar a tu personal a que le informe cuando haga algo mal. Asegúrate de brindarles asistencia para resolver el o los problema(s) que pueda(n) tener, ya que puede ser una excelente manera de establecer relaciones de confianza con tus empleados.

 

6. Aprende de los otros

Aunque tienes que dirigir a personas, no significa que seas más inteligente ni astuto que ellos. Un buen líder no solo escucha a sus empleados, sino que también aprende de ellos. En caso de que un miembro del equipo sea altamente calificado en un área determinada, seguramente puedes aprender algo de él o ella. ¡Presta siempre atención a lo que tenga que decir cualquiera de tus colaboradores!.

 

¿Quieres más información?
Contáctanos ahora:

 

Fuente info

Has quedado correctamente registrado en nuestra Newsletter. ¡Gracias!

Ha habido un error en la operación. Por favor intenta el registro nuevamente.

Comunicarme.com utilizará la información provista en este formulario para mantenerse en contacto contigo y proporcionarte novedades y promociones.